Asesoramiento Legal y Seguros » ¿Qué es el seguro de decesos?

Asesoramiento Legal Seguros

¿Qué es el seguro de decesos?

El seguro a manera general hace referencia a un medio para la cobertura de riesgos al ser transferidos a una aseguradora en específico que se encarga de la garantía y la indemnización de todo o parte del daño generado por la presencia de situaciones accidentales determinadas, así como también de brindar el asesoramiento legal necesario.  En este artículo en particular abordaremos lo que significa el seguro de decesos, así como los aspectos relacionados al contrato.

Los entes aseguradores brindan seguros diferentes así como lo son los riesgos que cubren. Entre los diferentes seguros que existen se pueden nombrar: seguros personales, seguros de daños o patrimoniales y los seguros de prestación de servicios. Cada uno se subdivide en otros tipos de seguros donde podemos encontrar el seguro de decesos dentro de la categoría de seguros de prestación de servicios. En este sentido, a continuación explicaremos de qué trata esta sub-categoría de seguro.

El seguro de decesos

Dentro de la tercera categoría en la que se clasifican los seguros se incluyen aquellas ramas de la actividad aseguradora en los que la obligación principal del asegurador consiste en la prestación de un servicio en específico al asegurado. En ciertas situaciones también conlleva la obligación de ofrecer una indemnización económica. Dentro de este tipo de seguro podemos encontrar los de defensa jurídica, asistencia en viaje y los seguros de decesos.

El seguro de decesos tiene la finalidad de dar garantía de la prestación del servicio fúnebre que se contrata en el momento en que fallece cada uno de los asegurados, o el reembolso de los montos que están pactados en la póliza. El servicio fúnebre se encuentra definido dentro de la póliza como aquel conjunto de servicios y elementos que son necesarios para realizar el sepelio del asegurado que ha fallecido, así como las otras garantías que cubre la póliza y que se describen detalladamente en ella. 

Por lo general, en este tipo de póliza están incluidas una serie de garantías adicionales como aquellas relacionadas con el traslado de los restos mortales de la persona asegurada hasta el lugar de su incineración o de la inhumanación. Para que este seguro así como los demás puedan actuar de forma eficaz, será necesario que las personas aseguradas comprendan su funcionamiento. Es por ello que será preciso saber qué, quién y cómo asegurar.

¿Qué se puede asegurar?

Pueden asegurarse casi todos los objetos materiales como un automóvil de lujo y los objetos inmateriales. Para que alguna cosa pueda ser asegurada deberá cumplir con los requisitos de ser una cosa material o inmaterial, deberá existir el tiempo de contrato, deberá ser tasable en dinero así como un objeto de valoración lícita. Asimismo, debe estar expuesta a perderse por el riesgo que corre el asegurado. Independientemente de que algo pueda ser o no asegurable, existen seguros para cualquier tipo de cosas.

¿Quiénes intervienen en el contrato?

Por su naturaleza la actividad aseguradora suele diferir en ciertos aspectos de otros intercambios comerciales. Es por ello que es completamente imprescindible saber cuáles son las diferentes figuras que pueden intervenir en los contratos de seguros de decesos o cualquier otro tipo de seguros, con la finalidad de entender el funcionamiento del mismo.

  • El asegurador. Hace referencia a aquella persona jurídica que con la correspondiente autorización oficial, se encarga de asumir las consecuencias o efecto del riesgo que constituye el objeto de cobertura dentro de un contrato de seguro. El asegurador suele ser sinónimo de entidad de seguros o aseguradora.
  • El tomador. El tomador se refiere al comprador del seguro. Es aquella persona que paga el contrato con la aseguradora. No necesariamente es la persona asegurada o el beneficiario.
  • El asegurado. Es aquella persona que por sí misma, o en sus bienes, o interés económico se encuentra expuesta al riesgo.
  • El beneficiario. Es aquel que percibe la indemnización en los casos previstos por la póliza. Por lo general, tiene un vínculo común de intereses personales, económicos o familiares con el tomador o con el asegurado. 

¿Cómo se contrata un seguro?

En la actualidad es posible contratar un seguro por diversas vías, inclusive sin la necesidad de salir de tu casa, bien sea por vía telefónica o a través de Internet. Anteriormente se iba a la oficina de la compañía aseguradora seleccionada, a una entidad bancaria con los operadores de banca-seguros o a una corredora de confianza para este tipo de gestión. Si conoces bien el tipo de de seguro, ya sea un seguro de vida o de cualquier otro tipo y  las coberturas necesarias, no tendrás que acudir a expertos.

Como podrás darte cuenta, todas las personas que desean prevenir las consecuencias económicas que generan los gastos de cualquier tipo de riesgo, por ejemplo en el caso de los gastos del seguro de decesos deberán dirigirse a una entidad aseguradora para hacerlo. Siempre es recomendable que en un principio consulte a los expertos profesionales antes de contratar cualquier seguro, así no tendrás que ocuparte de los trámites burocráticos inherentes al sepelio y entierro.